Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

Regalos desde el WC

Tengo una afición: no encender la luz del baño. Por las noches me deslizo sigilosamente a través de los pasillos o lugares que ofrezca la casa camino del ansiado lugar.
El lado que da a la calle de ésta, continúa iluminado aunque baje la persiana. La enfermiza luz de la calle entra por los huecos inevitables del uso. Qué obsesión por arruinarnos la noche, la olvidada oscuridad de la ciudad y ahora también en los pueblos. Nos dicen que es por seguridad pero a mí me asusta.
Hoy es el día. La casa está tranquila, ha oscurecido hace un rato y siento el apretón nocturno antes de acostarme. Me deslizo por el pasillo de baldosa que no cruje y tropiezo con varias piezas del mobiliario colocadas para tal efecto. Algunos lo llaman adornos, yo obstáculos.
Visto una camiseta vieja, que había dicho hace mucho que no me volvería a poner. Desgarbada y casi transparente por el uso. Con un agujero lateral más que considerable. No sé, huele ostensiblemente a ti y no puedo evitar sentir tu abrazo de oso…