Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Quiero que mis células sean gregarias

Imagen
Ha caído en mis manos un libro llamado “Luz sobre los yoga sutras de Patañjaly”. Ante mi desconocimiento me he atrevido a abrirlo y después del prefacio y la introducción, me regalé la lectura al azar de una hoja. Encontré algo que no me permitió seguir con la lectura. Llevo días reflexionando sobre ello. La explicación la da B.K.S. Iyengar: Cuando el sadhaka está firmemente establecido en la práctica de la verdad, sus palabras se tornan tan potentes que todo lo que dice se realiza. La mayoría de nosotros creemos que decimos la verdad, pero la verdad es causal, no integrada y celular. Por ejemplo, si digo: «Nunca volveré a comer chocolate», mientras una sola célula del cuerpo se abstenga y disienta de las otras, nuestras posibilidades de éxito no estarán garantizadas. Si proclamamos una intención totalmente incondicional, sin que disienta ni una sola célula, entonces creamos la realidad que deseamos. Quien tiene el poder de llevar a cabo nuestras intenciones no es la mente, sino la voz …

Sobre la crisis de los cuarenta, cuarentona o cuarentañera

Imagen
Hasta el momento no había sufrido ninguna crisis relativa al hecho de cumplir años. Recuerdo que cuando cumplí 30 estaba en París. Pasé un día maravilloso en una compañía inmejorable y una de las personas con la que celebraba, al que agradezco mucho su mirada, insistía en el hecho de salir de los 20 y pasar a los 30. No lo sentí como nada problemático y más bien fue objeto de risas. También recuerdo que cuando era joven, una amiga tuvo crisis de los 16 ante mi estupefacción, que por aquel entonces era la de una persona de 14 años que no llegaba a entender el calibre de semejante asunto. Con el paso de los años me he ido sintiendo mejor en mi piel, sobre todo después del paso de la adolescencia. Los treinta y los treinta y tantos han sido momentos de grandes cambios para mí. Incluyo en ello maternidades, cambios de residencia, crisis existenciales, mutaciones laborales y aumento del autoconocimiento. Nada más y nada menos. Hace unos días, o meses, quizás dos, empecé a tener “ideas”. No s…